miércoles, 26 de febrero de 2020

¿Cómo solicitar un préstamo en línea?

Los préstamos online han ganado una popularidad inesperada en los últimos 5 años, aunque en realidad fueron impulsados por la crisis económica que sufrió España hace muy pocos años. En ese momento se presentaron las condiciones perfectas en el mercado para que surgiera un nuevo nicho de empresas prestamistas que satisficiera sus necesidades.

Hoy día, es bastante común que las personas acudan a minicréditos nuevos con asnef en lugar de la banca tradicional. Sin embargo, esto muchas veces se queda solo como una idea porque no se sabe cómo iniciar el proceso a pesar de que es tan sencillo. Probablemente se deba a que la manera es bastante diferente a cómo se solicitan en un banco.

Lo que hay que hacer es buscar una página de confianza que tenga un simulador de préstamos, y así conocer las condiciones del préstamo en cuestión. Es una herramienta bastante sencilla de utilizar y muy útil porque con pocos clics se pueden conocer las condiciones e ir variando hasta conseguir las que más se ajusten a las necesidades.



Lo siguiente es registrarse en la página con los datos básicos comunes, como lo son el nombre completo y una foto, el correo y el número de teléfono. También habrá que proporcionar en ocasiones una imagen del documento de identidad para comprobar que se trata de una persona real, y no de un robot o una suplantación de identidad.

Entonces, habrá que llenar un formulario para enviar al prestamista. En él, se coloca de nuevo la información básica y la de contacto, además de incluir algunos datos financieros. Entre ellos se detallan cosas como si estás en una lista de morosos, la situación laboral y los datos de la cuenta bancaria.

Un robot automatizado se encarga de estudiar cada caso en muy pocos minutos y determina si la persona es apta para que le aprueben la solicitud o no. En el caso de que así sea, se le notifica al cliente que en poco tiempo se va a hacer el depósito a la cuenta indicada, la cual tiene que estar a nombre del solicitante.

El porcentaje de aprobación es de un 90%, incluyendo a amas de casa, desempleados, personas en listas por morosidad, entre otras que no son aptas para un crédito según los términos de los bancos tradicionales. Entre la facilidad del proceso, las posibilidades tan altas de recibir el crédito y la comodidad, hacen que los créditos online mantengan y ganen nuevo público.

viernes, 14 de febrero de 2020

Evitar sorpresas con los créditos

Pedir un crédito es una responsabilidad que hay que asumir con mucho cuidado para que las finanzas personales, del grupo familiar y del negocio se mantengan estables. Si no, hay un riesgo bastante elevado de que se vean afectadas de forma negativa, y esto resulta bastante difícil de superar si el crédito solicitado era relativamente grande.

Es un error muy común no prestar la debida atención al propio préstamo que se quiere se quiere pedir, lo cual puede llegar a ser hasta peligroso a nivel financiero. Entonces, antes de optar por tipo de crédito u otro hace falta leer en detalle las condiciones de la entidad bancaria o financiera que ofrece este servicio.

Desgraciadamente, tampoco es común comparar entre las diferentes ofertas de créditos que hay en el mercado. Actualmente, el negocio de los préstamos a cobrado una gran relevancia debido a la necesidad imperante que tenían las personas naturales de poder adquisitivo limitado de un préstamo, y que el banco no lo otorgara.



Dentro de esta amplia oferta, incluso están los préstamos online inmediatos, que son perfectos para que una persona que no tenga una justificación de peso para el banco. Como consecuencia, es normal que las numerosas empresas tengan créditos distintos y que sus condiciones cambien de manera significativa.

Es por ello que existen comparadores en algunas páginas para ubicar los créditos ofrecidos por distintas entidades financieras que se ajustan a los criterios del usuario. Es una herramienta imprescindible para buscar la mejor opción según las necesidades del futuro prestatario.

También hace falta calcular bien el dinero que se va a devolver y el plazo de devolución. Este suele ser el mayor problema a la hora de cerrar el contrato de un préstamo porque es dónde el cliente siente más presión. Normalmente, mientras mayor sea el monto a pedir, los intereses de devolución se van a incrementar.

Es complicado asimilar y pasar al pensamiento más consciente cuánto va a ser el pago por el préstamo. De hecho, es probable sentir la tentación de pedir el menor monto posible, aunque esto vaya a limitar el proyecto que se iba a hacer gracias con el dinero. El simulador de préstamos sirve muy bien para entender las condiciones de la empresa prestamista.

Finalmente, es recomendable solicitar un préstamo por un monto ligeramente mayor que lo que se cree que se va a utilizar. Esta diferencia se usa para solventar los posibles inconvenientes que vayan surgiendo y para no quedar con la cuenta bancaria en cero.

martes, 4 de febrero de 2020

Lo básico que se necesita saber antes de pedir un préstamo

Es normal que se presenten algunas situaciones en las que en determinadas etapas cuesta cubrir los gastos necesarios. Estos varían muchísimo dependiendo de los objetivos y las necesidades del momento. Por ejemplo, se puede reducir a cubrir los costos básicos de un hogar porque se está pasando una mala racha, o incluso tener que buscar dinero rápido para cubrir una emergencia médica.

También se incluyen proyectos más grandes que mantener el hogar a flote, como puede ser emprender un nuevo negocio. Este caso es cada vez más común hoy en día porque es relativamente fácil hacerse conocer en internet gracias a los recursos online que hay, por lo que se vuelve uno de los motivos principales por los que una persona pide un préstamo.

Otro caso usual es el de continuar los estudios. Después del pregrado, los estudios se encarecen muchísimo. Además su coste aumenta aún más si implica un cambio de residencia por todo lo que trae consigo el propio traslado y los nuevos costes de vida. La solución en varios de estos casos puede ser acudir a un préstamo porque no se tiene el poder adquisitivo suficiente como para hacer frente a estas situaciones por cuenta propia.


Lo que supone un crédito

Es verdad que los préstamos personales rápidos sin papeleos son productos financieros muy útiles que pueden ayudar a solucionar situaciones difíciles en la economía personal, familiar o empresarial. Sin embargo, antes de optar por uno hace falta conocer lo que implica, sus costes adicionales y cuáles son los medios para obtenerlo.

Los créditos son operaciones que se efectúan entre dos partes: el prestamista y el prestatario. Son operaciones en las que las entidades financieras funcionan como prestamistas que les dejan una cantidad de dinero a sus clientes, los cuales se comprometen a devolverla en un plazo de tiempo.

Este plazo se establece antes de cerrar el contrato y normalmente es mayor a medida que incrementa la cantidad de dinero prestada. También el prestatario debe pagar unos intereses, que serán el beneficio obtenido por parte del prestamista.Estos intereses se incrementan exponencialmente si no se cumple el contrato.

En ocasiones los intereses sólo son requeridos en caso de no hacer el pago a tiempo. Esta opción es la más viable para las personas con una buena educación financiera porque pueden obtener dinero por adelantado, y sin tener que pagar prácticamente nada adicional menos los gastos de la operación. El cliente debe escoger cuál le conviene más según su capacidad de pago y los plazos.