jueves, 29 de agosto de 2019

¡Cuídate de la lista de Morosos del ASNEF!

Créditos, financiamientos, pagos a cuotas en cualquier tipo de tiendas…todas y cada una de estas opciones forma parte de la cotidianidad de la mayoría de las personas. 

Para nadie es extraño ir caminando por el distrito comercial de cualquier ciudad y toparse con decenas de carteles que tienen un precio completo bastante elevado (dependiendo del producto) y justo debajo uno mucho más llamativo y módico, representando una cantidad de cuotas en específico (que muchas veces también son negociables) que hacen pensar al transeúnte que ese artefacto que desea conseguir no está realmente tan fuera de su alcance como pensaba en primera instancia. De esta manera es como muchos españoles obtienen siempre sus más nuevos dispositivos tecnológicos, muebles, decoraciones y un largo etcétera…pero, de vez en cuando, esto les puede jugar en contra.


Existen miles de razones por las cuales una persona puede incumplir sus cuotas de pago. Ya sea por gastos imprevistos que descuadraron el presupuesto e impidieron el abono a tiempo de las cuotas, por mero olvido, por fallos en los sistemas de comunicación con las entidades banqueras o financieras, o inclusive por algún desperfecto con las comunicaciones en entidad comercial a la que se le debe abonar la cuota, nadie está exento de que sus cuotas no sean abonadas debidamente y, aún peor, no darse cuenta de que esto está sucediendo.

Sea la razón que fuere, es un escenario común en territorio español que un individuo pretenda concretar alguna compra, algún financiamiento o inclusive acudir a pequeñas entidades para darse cuenta de que está incapacitado hasta para solicitar préstamos rápidos a cuestas (por más pequeños que sean). Y ni siquiera sabía que su nombre había sido incluido en esta lista.

¿De qué se trata este listado?

Podemos visualizarlo como una base de datos compartida entre la totalidad (o al menos la gran mayoría) de entidades comerciales, financieras y hasta de servicios que están presentes en el territorio español. En esta se pueden ver los nombres de todas y cada una de las personas que presentan deudas con cualquiera de estas entidades. 

En general, al momento de ser incluido en este listado, el individuo debe recibir en su domicilio un mes antes una carta explicativa y de advertencia sobre el próximo movimiento de la entidad a la que le debe. Sin embargo, por multitudes de factores, esta carta puede nunca llegar a manos de consumidores desprevenidos que tiempo después se encuentran con que ahora forman parte de este listado.

jueves, 22 de agosto de 2019

¿Qué te debes preguntar antes de pedir dinero prestado?

Hay veces en las que los préstamos en el acto parecen ser la única solución a un problema en específico. Y puede ser así, ¿por qué no? El tema está en que si se te presenta una situación de este tipo debes saber manejar muy bien tus deudas. ¿Cómo empezar a hacerlo? Desde antes de pedirlo, el tendrás que hacerte ciertas preguntas para saber qué es lo que más te conviene.

¿Para qué necesito el dinero?
Solicitar dinero prestado solo porque sí es algo bastante común. Ten el cuidado de que no te pase a ti. Se ha vuelto ya muy sencillo adquirir hasta créditos con ASNEF debido a la creciente aparición de las instituciones financieras alternativas a los bancos tradicionales. Esto es una ventaja, sin lugar a dudas, pero casi resulta demasiado tentador solicitar préstamos porque sí. Ten en mente tu objetivo, si de verdad lo necesitas. No te endeudes si no tienes en mente qué hacer con ese dinero.


¿Cuánto dinero necesito para pagar lo que me hace falta?
Otro pregunta clave que debes hacerte es cuánto dinero requieres. Si no lo sabes con exactitud, haz una evaluación a detalle de los gastos que vas a cubrir con el préstamos. Para que logres sacar bien esa cuenta, tienes que saber exactamente para dónde va dirigido el dinero que vas a pedir. No asumas una deuda en vano y planifica bien cuánto necesitas.

¿Puedo cubrir parte del gasto con mis ahorros o el préstamo debe ser del 100%?
Tienes que considerar que un préstamo, mientras lo pagues antes que se cumpla un plazo pautado, no te generará intereses. Sin embargo, si te pasas del tiempo establecido, tendrás que pagar más que lo que pediste prestado. Un crédito es una herramienta muy útil siempre y cuando sepas usarla. Para no tener tantos problemas al momento de manejar la deuda, busca que sea lo más pequeña posible. ¿Cómo? Evalúa la posibilidad de que cubras parte del gasto de contado.

¿El préstamo lo utilizarás para algo que te genere un beneficio real?
Busca un pan de acción que te otorgue consecuencias beneficiosas para ti. Evalúa que sea una inversión y no un gasto. Si es algo que te retribuye y no un capricho, sabrás haber aprovechado el dinero, ya que tendrás tarde o temprano un retorno en ganancias. No necesariamente tiene que ser algo financiero, también podrías ver las opciones de aprendizaje o la adquisición de herramientas que te sirvan para tu trabajo; las opciones las verás acorde a lo que requieras en el momento. En caso de que el crédito lo quieras para algo que es más un gusto que otra cosa, planifica tu gasto y hazlo con tus ahorros.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Cómo financiar proyectos artísticos alternativos

¿Se pueden organizar actividades y proyectos colectivos cuando no se dispone de fondos económicos iniciales? La respuesta en sí. Nadie dice que sea más sencillo ni que la obtención del dinero necesario para cumplir los objetivos propuestos no sea importante, pero el caso es que, con un poco más de creatividad e ingenio para encontrar rutas alternativas hacia la financiación necesaria, se puede conseguir. Llegados a este punto, lo que nos preguntamos es de qué tipo de proyectos estamos hablando. Por lo general, muchas asociaciones alternativas o agrupaciones artísticas indie entran en esta categoría.


Por lo general, muchos grupos musicales, ilustradores o escritores recurren a una empresa que les sirva como aval. En función de cuál de esas profesiones sea, estaremos hablando de una discográfica, tal vez una agencia de publicidad, y desde luego una editorial. No obstante, recibir el patrocinio, y por lo tanto la financiación, de este tipo de empresas, sobre todo aquellas que son mainstream, supone aceptar una serie de condiciones y plegarse a los intereses comerciales. Eso significa que, por ejemplo, un músico debe claudicar y componer un single lo más bailable posible, o que un escritor debe adaptar algunos aspectos de su trama al gran público.

No siempre es así, pero es lo que suele ocurrir. Sin embargo, numerosos artistas con vocación independiente lo son, en parte, porque desean salir de la corriente popular y ofrecer al público arte personal, de los márgenes. Quieren innovar, hacer cosas que no sean para la venta en masa, y para ello necesitan gozar de autonomía. Volvemos entonces a la pregunta inicial: ¿cómo pueden financiarse esas personas? Y la respuesta, aunque no lo parezca, es simple: mediante un crowdfunding en webs como Verkami, o a través de la inversión personal de préstamos sin intereses. Es decir, internet es, a día de hoy, la plataforma amiga de los artistas independientes.

Por supuesto, quien dice artistas dice trabajador de cualquier otro tipo. Profesionales que no quieren, en definitiva, convertirse en las marionetas de las grandes corporaciones. Para ellos y por ellos existe el préstamo personal en internet o las donaciones virtuales.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Errores financieros y cómo corregirlos

Demasiadas personas han pensado que todo le iría mejor si tuvieran el dinero suficiente para aquello o para lo otro. Se quedan allí, en la idea, sin responsabilizarse por más nada. Quedarse en la espera no resulta en la mejoría de nada, puesto que se queda en únicamente desearlo.

Los hábitos, las acciones, el comportamiento y el conocimientos son lo que definen el éxito financiero de cualquier persona. No se trata del ingreso. Si alguien gana 1 millón de dólares al año pero no es capaz de mantenerlo en su bolsillo, de nada vale.

Aquí hay algunos errores financieros y sus soluciones, para poder mejorar la situación económica de cada quien.


No ahorrar.

El ahorro, bien sea hacerlo o no, se trata de un hábito. Hay excusas para no aplicarlo como una meta diaria, como pueden ser la falta de ingresos o el disfrutar la vida al máximo. El problema es que se puede generar una dependencia a adquirir deudas. Alguien que no sepa manejar sus finanzas, puede estar tentado a continuar pidiendo préstamos con ASNEF, gracias a las posibilidades que hay hoy día.

Para solucionarlo, es necesario destinar parte de los ingresos a un fondo de emergencias, para gastos planificados o para invertir. Cuándo: apenas se tenga el dinero a disposición. Cuánto: al menos el 5%. Dónde: en el banco, en una cuenta de ahorros. Para qué: cada quien debe definir alguna prioridad.

Gastar más de lo que se gana.

Gracias a la facilidad tan asombrosa con la que se pueden adquirir los préstamos online y su accesibilidad a cualquier bolsillo, resulta muy tentador tener más gastos que ingresos. Tal vez pequeñas cantidades al mes no resulten la gran cosa, hasta inofensivas. Pero cuando la deuda se acumular durante varios meses, ya resulta en algo realmente de ocupación. Hay quienes no desean ver esta realidad y se escudan en no evaluar sus finanzas. Es la ilusión de tenerlo todo gratis, pero no es así.

La solución es tener a la mano un presupuesto y seguirlo al pie de la letra: todos los ingresos por un lado, y por el otro los gastos fijos y los gastos variables. Después hay que restar los gastos de los ingresos. En caso de que dé saldo positivo, eso se puede ir a los ahorros como un extra. Si da negativo, significa que hay que analizar dónde se pueden recortar los ingresos. El objetivo es dejar de depender de los prestamistas en cuestiones de estilo de vida.